Citas románticas para adultos mayores

Citas románticas para adultos mayores
 
Cuando la exsupermodelo Jerry Hall se casó con el magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch el 4 de marzo, yo la felicité.

¿Por qué?

Porque esta chica de 59 años no ha recurrido a la cirugía estética, a los rellenos faciales o a bótox, y porque su novio de 85 años es dinámico, brillante y rico. A pesar de la relación de larga data de Hall con cierto cantante de rock cuyo apellido comienza con Jagger, a fin de cuentas, la inteligencia varonil resultó más sexy que poder hacer muecas y bailar.

Hall le dio el sí tan solo cuatro meses después de conocer a su nuevo amor. ¿Una posible explicación? No resulta mal salir con hombres mayores, especialmente teniendo en cuenta que estos muchachos saben ciertas cosas:

Entienden nuestras necesidades de belleza. Él tiene arrugas, poco pelo y una que otra mancha marrón, pero mientras luzca saludable, no se siente obligado a verse joven.

Así que no hay necesidad de esconder la crema de retinol, la espuma de Rogaine, el maquillaje de camuflaje para las piernas, o si vamos al caso, ¡los anteojos trifocales! Mientras estás en ello, colócate las ayudas auditivas de alta tecnología o padece un sofoco en la cama; ¡él te entenderá! (Ya que estamos en el 2016, no necesitarás coartadas para ir a tus controles del cáncer de piel, densidad ósea y cataratas). Antes de que te des cuenta, los dos estarán compartiendo las cremas para el contorno de los ojos, las tiras para el blanqueamiento de dientes y la crema hidratante diaria con factor de protección solar de 30.

Los hombres mayores son mejor pareja. Mira lo tecnófilos que nos hemos vuelto. Nos hemos adaptado a los K-Cups y Kindles, iPods y iPads. Pero también somos probablemente las únicas que todavía compramos ciruelas y pantuflas para la casa o usamos medias de compresión elásticas en los aviones. Es agradable tener a un compañero que entienda qué diablos te pasa cuando te pones melancólica por:

  • los teléfonos fijos (¿recuerdas la marcación por tonos?)
  • las enciclopedias (las impresas, preferiblemente las que se vendían de puerta a puerta)
  • los agentes humanos de viajes
  • los mapas plegables de carreteras
  • preguntar por direcciones a extraños
  • las estanterías —y los libros, si vamos al caso—
  • explorar tiendas de discos
  • los anuncios de televisión sobre cereales para el desayuno y papas fritas, no sobre el síndrome de colon irritable y Viagra
  • los periódicos (y, lo máximo del lujo, la entrega a domicilio del periódico)
  • girar cheques para pagar facturas
  • los pañuelos de tela
  • hacer crucigramas
  • jugar bridge

Son fiables y están disponibles. Las redes sociales nos facilitan localizar a antiguos novios y ayudan (un poco) a reavivar una antigua relación. Y si resulta que tu ex de hace mucho tiempo ya no está disponible, seguramente tendrá docenas de amigos viudos o divorciados que estarían felices de prestarse para una prueba. Algunas de nosotras (como Jerry) preferimos una solución confiable frente a lo desconocido de las conocidas citas en línea. Podemos detestar la frase -te ves bien para tu edad-, pero francamente, eso es lo que muchos hombres mayores de 50 años piensan; ¿por qué otra razón iban a fijarse en nosotras? ¡Así que alégrate de que te pusiste lápiz labial, tu sostén bueno y perfume antes de salir de la casa!

Los hombres mayores equiparan -clásico- con -chic-. Los hombres de cierta edad no cuestionarán tu preferencia por un blazer hecho a la medida en vez de chaquetas de cuero, vestidos femeninos en vez de minifaldas o pantalones sueltos en vez de jeans apretados. En realidad arreglarte bien y usar ropa femenina de buen corte que revele tus curvas es todo lo que necesitas. Las blusas de seda, los suéteres de cachemira, las faldas lápiz, los pantalones que estilizan tu figura … todas y cada una de estas prendas pueden ser el elemento detonante. La melena rubia distintiva de Jerry (al estilo de las estrellas de cine), un maquillaje suave y un vestido drapeado que cubría sus curvas sellaron el trato por ella, y lo logró con zapatos planos, ¡nada de tacones altos! Ese es mi tipo de chica; ¡y la de Rupert!

   
Fuente: aarp.org
02 Aug 2017
Keywords: tips para enseñar informática a abuelos - juegos para viejitos en asilos - actividades en un asilo de ancianos